ARCHIVED= Información sobre el cáncer | National Institute on Aging
Buena Salud

Información sobre el cáncer

El cáncer ataca a las personas de cualquier edad, pero usted tiene más probabilidad de desarrollar cáncer a medida que va envejeciendo, aun si nadie en su familia ha sufrido esa enfermedad. Lo bueno es que las tasas de mortalidad del cáncer están bajando. Sin importar qué edad tiene usted, la probabilidad de sobrevivir el cáncer es mejor ahora que nunca antes.

¿Qué es el cáncer?

Hay muchos tipos de cáncer, pero todos empiezan cuando las células en una parte del cuerpo se vuelven anormales y comienzan a fabricar más células. Estas células adicionales forman una masa de tejido llamada crecimiento o tumor. Si el tumor se agranda, puede dañar los tejidos y órganos cercanos. Las células cancerosas también pueden separarse y extenderse a otras partes del cuerpo. Cuando el cáncer se descubre temprano, el tratamiento tiene más probabilidad de funcionar. El tratamiento temprano a menudo puede encoger o destruir el tumor y evitar que crezca y se extienda. Puede ser beneficioso hacerse chequeos con regularidad y conocer los síntomas del cáncer.

¿Cuáles son los síntomas a los que debo poner atención?

El cáncer puede causar muchos síntomas diferentes. Ponga atención a las siguientes cosas:

  • Un engrosamiento o bulto en el seno o en cualquier otra parte del cuerpo
  • Un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente
  • Una llaga que no sana
  • Ronquera o una tos que no se quita
  • Cambios en los hábitos del intestino o de la vejiga
  • Malestar después de comer
  • Dificultad para tragar
  • Aumento o pérdida de peso sin razón conocida
  • Sangrado o secreción inusual
  • Sentirse débil o muy cansado

La mayoría del tiempo, estos síntomas no se deben a un cáncer. Pueden ser causados por tumores no cancerosos (benignos) u otros problemas. Si usted está teniendo cualquiera de estos síntomas u otros cambios en su salud, debe ir al médico lo más pronto posible.

No espere a sentir dolor. En las etapas iniciales, el cáncer usualmente no causa dolor.

¿Cuáles son las pruebas que debo hacerme con regularidad?

Es importante hacerse pruebas con regularidad para detectar la presencia de cáncer mucho antes de que usted pueda notar que algo no está bien. Las llamadas pruebas de detección se usan para detectar el cáncer cuando una persona no tiene síntomas. Las pruebas de detección pueden incluir un examen físico, exámenes de laboratorio o pruebas que examinan los órganos internos.

Actualmente, Medicare cubre ciertas pruebas de detección del cáncer. Para obtener más información, llame a la línea gratuita de ayuda de Medicare al 800-633-4227.

Antes de recomendarle que se haga una prueba de detección, su médico le hará preguntas sobre su edad, problemas médicos anteriores, problemas médicos de su familia, su salud en general y su estilo de vida. Tal vez usted quiera hablar con su médico sobre sus preocupaciones o preguntas para que juntos puedan balancear las ventajas y los inconvenientes de las pruebas de detección.

Si usted tiene 50 años de edad o más, la siguiente es una lista de algunas de las pruebas de detección usadas para detectar algunos tipos específicos de cáncer:

Cáncer de seno: Examen clínico de los senos—durante el examen clínico de los senos, un médico u otro profesional de atención médica revisa los senos y las axilas para detectar abultamientos u otros cambios que pueden ser una señal de cáncer de seno. A pesar de que se diagnostica principalmente en mujeres, el cáncer de seno también puede ocurrir en hombres.

Cáncer de seno: Mamografía—es un tipo especial de radiografía de los senos que a menudo puede descubrir un cáncer tan pequeño que ni una mujer ni su médico pueden sentirlo. El riesgo de desarrollar cáncer de seno aumenta a medida que una mujer va envejeciendo. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) indica que las mujeres de 40 años o más deben hacerse una mamografía de detección cada 1 ó 2 años.

Cáncer del cuello del útero: La prueba de Papanicolaou (o Pap)—el médico raspa suavemente unas células del cuello uterino (la parte inferior del útero o matriz) y de la vagina. Las células se envían al laboratorio para determinar si son anormales. El NCI recomienda que todas las mujeres se hagan la prueba de Pap por lo menos una vez cada 3 años. Sin embargo, si usted tiene 65 años de edad o más, hable con su médico para determinar si aún necesita hacerse la prueba de Pap.

El cáncer del cuello del útero es causado por un virus, llamado el virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés), el cual puede permanecer en el cuerpo por muchos años.

Cáncer del cuello del útero y otros tipos de cáncer: Examen pélvico—el médico revisa el útero, la vagina, los ovarios y el recto para detectar cualquier cambio en la forma o tamaño. Durante el examen pélvico, se usa un instrumento llamado espéculo para dilatar la vagina de manera tal que la parte superior de la vagina y el cérvix se puedan ver.

Cáncer colorrectal: Análisis de sangre oculta en las heces—muestras fecales son colocadas en tarjetas especiales y enviadas a un laboratorio. En el laboratorio, se examinan bajo el microscopio para determinar si hay sangre oculta (escondida), lo cual puede ser una señal de cáncer. Los estudios muestran que si usted se realiza un análisis de sangre oculta en las heces cada 1 ó 2 años entre las edades de 50 y 80, puede reducir la probabilidad de morirse de cáncer colorrectal. La mayoría de los casos de cáncer colorrectal son diagnosticados en personas mayores de 50 años.

Cáncer colorrectal: Sigmoidoscopía—el médico usa un tubo delgado, flexible y con una luz para revisar la parte inferior del colon y recto y determinar si hay crecimientos o áreas anormales. Los estudios muestran que cuando la sigmoidoscopía se hace una vez cada 5 años, puede salvar vidas.

Cáncer colorrectal: Colonoscopía—aunque es parecida a la sigmoidoscopía, esta prueba examina el colon entero. Algunos médicos recomiendan hacerse una colonoscopía cada 10 años.

Cáncer de la boca y la garganta: Exámenes orales—son usados por los médicos y dentistas para detectar el cáncer tempranamente examinando los labios, la lengua, la boca y la garganta para determinar si hay algún cambio anormal.

Cáncer de la próstata: Examen rectal digital—el médico inserta un dedo enguantado dentro del recto y palpa la próstata a través de la pared del recto. Si el médico siente áreas duras o abultadas, éstas pueden ser una señal de cáncer. El cáncer de la próstata es el cáncer más común en los hombres americanos—particularmente en hombres mayores de 65 años. Los investigadores científicos están intentando encontrar la mejor prueba de detección para el cáncer de la próstata.

Cáncer de la próstata: La prueba de antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés)—mide la cantidad de PSA en la sangre. Si el nivel de PSA es más alto que el valor promedio, puede significar que hay células cancerosas presentes en la próstata. Los niveles de PSA también pueden ser altos en hombres que tienen otros problemas de la próstata. Los investigadores científicos están estudiando diferentes maneras de lograr que la prueba PSA sea más exacta.

Cáncer de la piel: Exámenes de la piel—son exámenes rutinarios de la piel que pueden ayudar a descubrir tempranamente el cáncer de la piel. El cáncer de la piel es el tipo más común de cáncer en los Estados Unidos.

Si una prueba de detección muestra un crecimiento o cambio anormal, no siempre significa que usted tiene cáncer. Es posible que necesite hacerse más pruebas. Una biopsia es la única manera segura de saber si el problema es un cáncer. Cuando se hace una biopsia, se toma un segmento pequeño de tejido del área anormal y se examina bajo el microscopio para determinar si hay presentes células cancerosas. Si las pruebas muestran que usted tiene cáncer, debe hablar con su médico y decidir cómo tratarlo lo más pronto posible.

¿Cómo se le da tratamiento al cáncer?

Hay varios tratamientos para el cáncer. Éstos incluyen cirugía, terapia de radiación y quimioterapia (drogas contra el cáncer). Recientemente, los médicos también han estado usando terapias biológicas para algunos tipos de cáncer. Algunas de las terapias biológicas ayudan a las propias defensas del cuerpo a matar las células cancerosas. Otras terapias biológicas bloquean la cadena de eventos en y alrededor de las células cancerosas para que se mueran o dejen de crecer.

Las personas que tienen cáncer a menudo ven a diferentes especialistas. Éstos pueden incluir un médico oncólogo (un especialista en el tratamiento del cáncer), un cirujano, un oncólogo radioterapeuta (un especialista en terapia de radiación) y otros. El médico quizás hable con usted para decidir si debe usar un tipo de tratamiento solo o dos o más tratamientos juntos. Su opción de tratamiento depende del tipo de cáncer que tenga, la parte del cuerpo en que se encuentra y la etapa en que está. Usted y su médico también tomarán en cuenta su salud general y cualquier otro problema específico de salud que usted pueda tener.

Quizás usted haya oído decir que las personas mayores no pueden recibir los mismos tratamientos que las personas más jóvenes que tienen cáncer. Pero los estudios muestran que los tratamientos usados en adultos más jóvenes a menudo son seguros y funcionan del mismo modo que en los adultos mayores.

Antes de empezar un tratamiento, es posible que usted quiera que otro médico revise la diagnosis y el plan de tratamiento. Eso se llama obtener una segunda opinión. Algunas compañías de seguro requieren una segunda opinión; otras tal vez paguen por una segunda opinión si usted la pide.

Algunos pacientes de cáncer toman parte en estudios de tratamientos nuevos. Estos estudios—llamados estudios clínicos—tienen como fin determinar si los tratamientos nuevos son seguros y funcionan o si funcionan mejor que otros tratamientos. Si usted es un paciente de cáncer y está interesado en tomar parte en un estudio clínico, hable con su médico. Usted puede obtener información sobre los estudios clínicos de cáncer actuales del Servicio de Información de Cáncer del NCI. Consulte la sección titulada “Para más información”.

¿Es posible prevenir el cáncer?

Aunque la probabilidad de que usted desarrolle un cáncer aumenta a medida que va envejeciendo, hay cosas que puede hacer para prevenirlo.Los expertos piensan que aproximadamente dos tercios de todos los cánceres pueden estar relacionados a cosas que nosotros podemos controlar, especialmente el uso de tabaco y lo que comemos y bebemos. Mucho contacto con algunas sustancias químicas, metales o pesticidas (usados para matar las malas hierbas y los insectos) también puede aumentar su riesgo de desarrollar cáncer. Usted puede reducir su riesgo de desarrollar cáncer de varias maneras:

  • No use productos de tabaco. El tabaco causa cáncer. De hecho, fumar tabaco, usar tabaco sin humo y fumar pasivamente (a menudo respirando el humo del tabaco usado por otras personas) causan la tercera parte de todas las muertes de cáncer en los Estados Unidos cada año.
  • Evite las quemaduras de sol. Recibir demasiada radiación ultravioleta del sol y de otras fuentes—como lámparas solares y cabinas de bronceado—daña su piel y puede causar cáncer de la piel.
  • Coma bien. Consuma por lo menos cinco porciones de frutas y verduras cada día. Además, reduzca el consumo de comidas grasosas y coma mucha fibra.
  • No aumente de peso. Las personas que tienen mucho sobrepeso tienen más probabilidad de desarrollar cáncer de la próstata, del páncreas, del útero, del colon y de los ovarios. Las mujeres mayores que sufren de sobrepeso tienen más probabilidad de desarrollar cáncer de seno.
  • Manténgase activo. Los estudios muestran que el ejercicio puede ayudar a reducir su probabilidad de desarrollar cáncer de seno y cáncer colorrectal y quizás también otros tipos de cáncer. El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento tiene más información sobre ejercicios para las personas de 50 años de edad y más. Consulte la sección titulada “Para más información”.
  • Si usted toma alcohol, no tome más de una o dos bebidas al día. Cuando se toman grandes cantidades de alcohol se aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de la boca, la garganta, el esófago y la laringe. Las personas que fuman y toman alcohol tienen un riesgo especialmente alto de desarrollar estos tipos de cáncer.
  • Cumpla con las reglas del trabajo y las reglas de seguridad para evitar el contacto peligroso con materias que causan cáncer.

Para más información

Éstas son algunas de las fuentes de información:

El Servicio de Información de Cáncer (CIS, por sus siglas en inglés), un programa del Instituto Nacional del Cáncer, puede suministrar información correcta y actualizada sobre el cáncer.

National Cancer Institute
(Instituto Nacional del Cancer)

6116 Executive Boulevard
Room 3036A
Bethesda, MD 20892-8322
800-4-CANCER
800-422-6237 (Línea gratis)
800-332-8615 (TTY/Línea gratis)
www.cancer.gov/espanol

Para más información sobre la salud y el envejecimiento, comuníquese con:

National Institute on Aging
Information Center
(Centro de Información del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento)

P.O. Box 8057
Gaithersburg, MD 20898-8057
800-222-2225 (Línea gratis)
800-222-4225 (TTY/Línea gratis)
www.nia.nih.gov/alzheimers(inglés)
www.nia.nih.gov/espanol

Nuestro sitio de Internet tiene información sobre una gran variedad de temas desalud. En este sitio usted puede también ordenar publicaciones y subscribirse para recibir comunicados electrónicos.

Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento
Institutos Nacionales de la Salud
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Marzo 2009: Traducido de inglés a español
Abril 2007: Inglés

Fecha de publicación: Marzo 2009
Última actualización: Octubre 18, 2013